Entre la herencia y la donación

24 gener, 2021

Rebajar la factura fiscal entre familiares cercanos depende del caso y una buena planificación. Xavier López, director del Área Fiscal de Sanahuja Miranda, lo explica en el suplemento Dinero de La Vanguardia.

¿Mejor donar mientras se vive o dejar en herencia? Si en la vida nada es fácil, al poner orden en el patrimonio no hay excepción. Los impuestos de sucesiones y donaciones son un mar de supuestos y factores que pueden decantar la balanza. La tarifa depende de las autonomías: en el caso catalán llega al 32% en ambas.

Los casos más comunes son repartos entre cónyuge e hijos mayores de 21 años. Por el medio, propiedades y efectivo. Partiendo de este escenario,y siempre en el ámbito catalán, para una vivienda habitual se  recomienda hacerlo por herencia por los beneficios fiscales, que no se tendrían con una donación y al ser su domicilio. Con sucesión, tiene una reducción del 95% sobre la base imponible hasta 500.000 euros del valor de la vivienda. Además, no tributa en la renta.

Y es que si se hace por donación, más allá del impuesto, al actualizar el precio del bien para traspasarlo hay una alteración patrimonial que se debe incluir en la declaración. “Es un elemento trascendental, suele bloquear la donación en vida de inmuebles en Catalunya”, apunta Xavier López, director del área fiscal de Sanahuja Miranda abogados.